La promoción de la salud mental depende en gran medida de las estrategias creadas en los primeros años de la vida y en los círculos más íntimos del ser humano.

Algunas formas concretas de promover la salud mental son:

  1. Intervenciones en la infancia precoz. Visitas a domicilio a las embarazadas, actividades psicosociales preescolares y ayuda nutricional y psicosocial.
  2. Apoyo a los niños, niñas y jóvenes. Programas de creación de capacidades y proyectos de desarrollo infantil y juvenil.
  3. Apoyo al desarrollo socioeconómico de la mujer. Mejorar su acceso a la educación y concesión de microcréditos para creación de pequeñas empresas.
  4. Apoyo social a los adultos mayores. Iniciativas para hacer amistades y centros comunitarios de apoyo.
  5. Programas dirigidos a grupos vulnerables como las minorías, los pueblos indígenas, los migrantes y las personas afectadas por conflictos y desastres. Intervenciones psicosociales tras los desastres naturales.