La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. En México según la OMS (Organización Mundial de la salud) la diabetes se ubica como la primera causa de muerte. Durante el año de 2001 en Estados Unidos  el Programa para la Prevención de la Diabetes realizó un estudio donde dieron seguimiento a 84, 941 enfermeras que habían sido diagnosticadas con probabilidad de desarrollar diabetes y algunas otras enfermedades crónicas no transmisibles. Un pequeño grupo fue separado y sometido a un cambio en su estilo de vida el cual era más saludable del que ya estaban acostumbradas. En este cambio se encontraba realizar ejercicio como mínimo 30 minutos al día. Los resultados  mostraron que las personas del grupo que modificaron su estilo de vida y realizaron ejercicio por lo menos 30 minutos al día redujeron el riesgo de padecer diabetes tipo 2 en un 58%. lo cual es un beneficio muy grande para nuestra salud.

Elena G. White ya había escrito sobre las consecuencias que traería al tener hábitos equivocados. Ella escribió: “Los hábitos equivocados de vida han mermado nuestra sensibilidad mental y física. Toda la fuerza que podríamos obtener con un estilo de vida correcto y la debida atención a la salud y la vida, debe ser dedicada sin reservas a la obra que Dios ha asignado.” {El Ministerio pastoral Pág. 78}.  “Si los cristianos mantienen su cuerpo en sujeción, y colocan todos sus apetitos y pasiones bajo el control de la conciencia iluminada, sintiendo que obedecer las leyes que gobiernan la salud y la vida es un deber para con Dios y para con sus vecinos, recibirán la bendición del vigor físico y mental. Tendrán fuerza moral para luchar contra Satanás, y en el nombre de Aquél que venció el apetito por causa de ellos, pueden ser más que vencedores por sí mismos. Esta guerra está abierta para todos los que quieran pelearla.” {Testimonios para la iglesia La lucha del Cristiano pág. 17}. Atendamos estos consejos y hagamos un  ejercicio aeróbico  como mínimo 30 minutos al día y de esa forma prevengamos el desarrollo de la diabetes. “Hijo Mío, atiende a mis consejos; escucha atentamente lo que digo. No pierdas de vista mis palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón. Ellas dan vida a quienes las hallan; son salud del cuerpo” {Proverbios 4:20-22)