El estreñimiento por definición es una alteración en el intestino donde existe una excesiva retención de agua en el intestino grueso y el consiguiente endurecimiento de las heces, por lo cual se hace muy difícil su expulsión. Según un estudio realizado por Amanda J. Daley, de la Universidad de Birmingham en el Reino Unido y sus colegas, se ha comprobado que la práctica regular de ejercicio puede aliviar el estreñimiento en personas que padecen síndrome de intestino irritable. Se escogieron a personas al azar para un programa de ejercicio que constaba de dos tandas de 40 minutos cada uno. El objetivo final es lograr 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada de 5 días a la semana. Después de 12 semanas, se informó de la disminución significativamente mayor en los síntomas de estreñimiento. Daley y sus colegas afirman que el ejercicio pragmático de intervención llevado a un aumento significativo en la cantidad de ejercicio en los pacientes que participan es alentadora, sobre todo teniendo en cuenta que las personas con síndrome de intestino irritable suelen evitar el ejercicio a causa de sus síntomas abdominales.

Vivimos en un mundo muy agitado donde el estrés cotidiano de la vida, sobre todo en las ciudades, puede llevarnos al borde de sufrir enfermedades como: estreñimiento, ansiedad, o síndrome de intestino irritable. Elena G. White nos aconseja al respecto: “Resulta muy fácil perder la salud…, no podemos darnos el lujo de empequeñecer o debilitar una sola función de la mente o del cuerpo por trabajar en exceso o abusar de cualquiera de las partes de la maquinaria viviente” (My Life Today, p.142). También por inspiración del Espíritu Santo nos recomienda: “Debemos practicar la temperancia en nuestra labor. Es nuestro deber no colocarnos donde tengamos que trabajar en exceso. A veces algunos serán puestos donde esto es necesario, pero, debería ser la excepción de la regla. Debemos practicar la temperancia en todas las cosas” (La Temperancia, página 122, 123). Tenemos la herramienta para evitar el estreñimiento, caminar 30 minutos al día.

“Cuando se enfermen, Dios les dará fuerzas y les devolverá la salud.” (Salmos 41:3)